Roberto Duarte “Vuelve a la Belgrano”

Roberto Duarte “Vuelve a la Belgrano”
???? Muestra de pinturas y dibujos
???? Inauguración: Jueves 21/09 – 19 Hs.
???? Noches de los Museos: 23/09 – 19 hs
Wenceslao Villafañe 1342 – CABA
Escuela Superior de Educación Artística Manuel Belgrano.

Desde aquella sublime impresión que le causara su primer encuentro con una caja de crayones, hasta lo más profundo de sus pinturas de los últimos años, Duarte busco la forma en primera instancia, para luego seguir su peregrinaje al encuentro de su eterna búsqueda: la luz y el color.
En la década del 50 comenzó sus estudios formales en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano (Ubicada en ese entonces en la calle Cerrito al 1.300). Ahí encabezo junto a otros, que luego serían grandes figuras de nuestro arte nacional como Julio Le Parc por ejemplo, el movimiento estudiantil demandando la modificación de los planes de estudio lograda en 1958 e imponiendo como docentes a figuras de la talla del maestro Antonio Pujia. Muchos consagrados ahora acompañaron ese movimiento: Julio Payro, Aurelio Macchi, Leopoldo Presas, Raúl Russo, entre otros.
A los 21 años asiste al taller dirigido por el maestro Ideal Sánchez para perfeccionarse en pintura y dibujo.
Con una beca del Fondo Nacional de las Artes en 1959 viaja a Europa, junto al grupo Le Parc,
para estudiar visión cinética con Victor Vasarely. A esta beca le siguió otra otorgada por la embajada de Francia. En Madrid se interesa por la obra de Goya y de Velásquez.
En París, Uccello, los primitivos franceses y la arquitectura de Notre-Dame y la Sainte Chapelle cautivan al joven estudiante.
A su regreso continuo su formación en las escuelas de arte del norte argentino con los maestros Pompeyo Audivert….
Los demás es historia…vinieron las muestras, los museos, los salones nacionales y los grandes premios de honor y reconocimientos varios.
Tener algo que decir, saber cómo hacerlo. Comprometido, fiel a este precepto, desarrollo en una sensible e intensa búsqueda, embarcado en su proceso creativo, sus distintas etapas a través de las distintas técnicas que su arte le ofrecía.
No era premeditado. Siempre se sorprendía en sus descansos con las imágenes que sus obras ofrecían como si fuera ajeno a su responsabilidad en la realización.
Pero nada era casual. Ensimismado en la feliz locura de la creación, cada color, cada línea, cada imagen tenía su porqué y su significado aunque el fingiera ignorarlo.
La maestría de Duarte se percibe en su trazo, en el manejo de la línea y del color pero también en la diversidad de las temáticas que aborda. El pinta la realidad y en esa realidad plasma su mundo afectivo interior.
Su obra da la sensación de inscribirse en la recuperación de la subjetividad del artista. Logra la fuerza de expresión de los personajes a través de la síntesis del dibujo y la intensidad del color y de la luz.
“La pintura de Roberto Duarte pocas veces abandona el elemento humano, con él genera una temperatura dramática que expresa de manera sensible, por momentos visceral.
Esta puede ser al mismo tiempo realista y mordaz. Su particular sensibilidad puede convertir una sencilla manifestación de la vida íntima en una escena esplendorosa.” (Maite Paladini)
El trabajo de Duarte es estética y es ética ya que a través del arte hace una clara denuncia contra la injusticia, como así de tantos otros temas relacionados con lo social.
El pinta lo cotidiano, lo pulsional, su gente, la sociedad, lo contingente, la música, la literatura, la religión, el amor, la pasión.
Lo cierto es que desarrolló una caligrafía propia que lo distingue en esa búsqueda comprometido siempre en técnica y sensibilidad con su proceso creativo. Como dijo alguna vez Manucho Lainez “Su obra puede gustar o no, pero jamás pasar desadvertida.”
Pablo Duarte – Locutor Nacional Matrícula Nº 7375
Integrante de la Asociación de Críticos Musicales de Argentina

1